Franciscus, una razón para vivir

Teatro

La obra transcurre en dos líneas de tiempo paralelas. Una en la época actual, donde una madre a raíz de circunstancias extremas pone a prueba sus convicciones, cuestionando así sus valores y su fe.

Y paralelamente, vemos el nacimiento y recorrido que San Francisco de Asís realiza en su propia búsqueda interior.

Ambas historias se entrelazan, encontrando las respuestas a dichos interrogantes.

Franciscus es una obra conmovedora, energizante, y sobre todo empírica, ya que cuenta la vida de uno de los hombres con la huella más indeleble de todos los tiempos.

La obra es una bienvenida a un mágico recorrido onírico nunca antes visto, a una revolución de amor surgida en el sur de América. Es una bienvenida a un destello de esperanza.

 

Elenco:

Leticia Brédice, Ana María Picchio, Federico Salles, Florencia Otero, Fabio Aste, Eliseo Barrionuevo, Patricio Arellano, Pedro Velázquez, Diego Hodara, Xavier Nazar Dutka, Joaquín Reficco, Ticiano Ruger, María Alvarez de Toledo, Enrique Cragnolino, Micaela Romano, Mariano Musó, Marien Caballero Galvé, Walter Canella, Verónica Torres, Emiliano Pialvarez, Jimena González, Belén Pouchán, Darío Bishelz, Yanil García, Franco Friguglietti, Romina Cecchettini, Alejandro Dambrosio, Natasha Ceccarelli, Sergio Trejo, Lucila Sassón, Facundo Salazar, Sol Bardi, Mané Stancato, José Díaz, Santiago Almaraz, Pedro Frías, Marco Ingaramo, Adrián Arellano, Raúl Aquino, Menelik Cambiaso, Pablo Conca, Lucas Ortíz.

 

Músicos:

Pablo Salzman (Bajo y contrabajo), Pablo Pupillo (Piano), Pablo Guarnieri (Batería), Guillermo Marchionni (Corno), Urkel (Guitarras), Víctor Carrion (Flauta/Saxos), Richard Nant (Trompeta/Fliscornio).

 

Ficha Técnica

Dirección y producción general: Flavio Mendoza

Dirección artística: Norma Aleandro

Co dirección general: Maxi Vecco

Concepción y guión original: Alejandro G. Roemmers

Dirección artística residente: Oscar Ferrigno

Dirección musical: Federico Vilas

Dirección técnica: Ariel Del Mastro – Esteban Glaschert

Dirección vocal: Katie Viquiera

Diseño de iluminación: Ariel Del Mastro – Ariel “El Gato” Ponce

Diseño de sonido: Eugenio Mellano Lanfranco

Diseño de escenografía: Lili Diez

Diseño de vestuario: Manuel González

Diseño de video escénico: Maxi Vecco

Diseño de coreografía: Facundo Mazzei

Diseño de maquillaje: Juan Manuel Pont Ledesma

Diseño de arte. Fotografía y retoque digital: Paula Dalia

Fotografía: Estudio Machado Ciccala – Morrasut

Dirección musical residente: Pablo Salzman

Asistente de dirección del Sr. Flavio Mendoza: Maxi Oliva

Asistente de dirección artística: María Concepción Perré

Asistente de maquillaje: Carolina Pesce

Realización de escenografía: Estudio QVP – Adriana Maestri – Iván Salvioli – Sebastián Pane

Asistente del Sr. Manuel González: Aníbal Rojo

Realizadores de sombreros: Beto Romano – Natalia Tissera

Canciones y música original: Federico Vilas – Mauro Franceschini Campo

Música adicional: Alejandro Roemmers

Arreglos musicales: Federico Vilas – Pablo Salzman

Arreglos corales: Federico Vilas

Coordinación de producción musical: Mauro Franceschini Campo – Diego Lacroze

Productor de foley: Federico Lemos

Producción de videos: Pablo Accame

Realización de video: Control Studio

Sublimado de telones: TXD Internacional

 

Diseño y realización de caballos: Nahuel Benítez

 

Funciones

Miércoles a sábados a las 21 hs. Domingos a las 20 hs.

Localidades: Desde $ 250.-

Venta por Ticketek con Visa y MasterCard (Tres cuotas sin interés)

Teatro Broadway – Av. Corrientes 1155

 

Palabras de Alejandro G. Roemmers

“La obra que Usted va a presenciar no pretende ser una representación histórica ni una muestra acabada de la vida y la profundidad espiritual del hombre bautizado en diciembre de 1182 en Asís, Italia, como Giovanni Bernardone, llamado Francesco por sus padres y canonizado dos años después de su muerte, ocurrida en su querida Porciúncula el 3 de octubre de 1226, por el Papa Gregorio IX, que se trasladó especialmente a Asís para la ocasión, el 16 de julio de 1228.

“Franciscus quiere ser simplemente un reconocimiento disfrutable y agradecido a un ser humano excepcional, símbolo de paz y amor, que se atrevió a vivir con absoluta humildad, convicción, alegría, ternura y vigor, la utopía de una fraternidad universal, según las enseñanzas de Jesús de Nazaret.

“A la manera de un cuadro impresionista, hemos querido solamente dar algunas primeras pinceladas de luz y sonido al retrato del Sol de Asís, como lo llamaba el notable Dante Alighieri, esperando generar en nuestros espectadores el interés por lograr un conocimiento más nítido y fidedigno de la vida y la obra de una de las personalidades más influyentes y atractivas de la cultura occidental.”